Conocimiento de las Flores del Bosque (III)

http://enviarfloresadomicilio.net/news.php?news_id=66

Insectos polinizadores.

http://enviarfloresadomicilio.netEn la polinización se transporta el polen desde los sacos polínicos (la parte masculina de la flor) hasta el estigma (la parte femenina). La polinización puede llevarse a cabo a través el viento, del agua o de animales.

Sin polinización no podría tener lugar la formación de frutos y el desarrollo de las semillas, y sólo el intenso tráfico de flor en flor puede garantizar que el polen sea transportado.

Los insectos son los animales polinizadores más importantes de nuestras latitudes. Pero ¿cómo se consigue que abejas, abejorros o avispas transporten el polen desde la flor A a la B? ¿Por qué entre los mensajeros de las flores del bosque hay mariposas, escarabajos, moscas y, a veces, hasta caracoles?

Néctar y polen: alimento para insectos.

Los insectos prestan su servicio de transporte sólo incidentalmente. Su pasión por las flores es muy interesada: las visitan porque ellas les proporcionan néctar y polen.

El néctar es una solución azucarada muy concentrada producida por glándulas especiales (nectarios), que se ofrece a los visitadores de las flores en lo más profundo del receptáculo floral, bien sea en los espolones, en los tubos corolinos o en depósitos especiales. Es un líquido más o menos espeso, cuyo contenido de azúcar varía según las plantas. Así, por ejemplo, la producción diaria de néctar de cada flor de la frambuesa es de 70miligramos, y su contenido de azúcar es de 25 miligramos.

El emplazamiento de los depósitos de néctar también tiene sus razones: cuando, por ejemplo, un abejorro se hunde hasta lo más profundo de la flor para buscar el néctar, y unta su trompa de succión en el viscoso jugo azucarado, el polen también se adhiere a ella, y no sólo al cuerpo velloso, con lo que las probabilidades de polinización aumentan. Los especializados aparatos bucales de muchos insectos (las mariposas, por ejemplo) no pueden tomar otro alimento líquido rico en energía que no sea el néctar de las flores. Dependen, pues, por completo de las “jugosas” flores nectaríferas.

Pero las flores tienen algo más que néctar. Por raro que parezca, algunas de ellas ofrecen como alimento, a los insectos que las visitan, aquello precisamente que ellos deberían transportar hasta la flor siguiente: el polen.

Sin embargo, allí donde el polen esté incluido en el menú habrá que equilibrar las pérdidas previstas mediante un aumento de la producción. Eso explica que algunas flores tengan muchos más estambres de los que necesitan en realidad; como en el caso de las del género. Ese mayor número de estambres es lo que permite identificar a las flores poliníferas con toda seguridad. La acumulación de polen en ellas es tan grande, que los insectos visitadores se bañan en él, en el sentido más literal del término.

Formas exuberantes y aromas atrayentes.

Ningún restaurante puede salir adelante si no dispone de algún reclamo que invite a entrar en él. Por eso son muchas las flores que tratan e llamar la atención con formas exuberantes y colores chillones. Los depósitos de néctar y los sacos polínicos no son muy llamativos de por sí, y un buen envoltorio siempre contribuye a aumentar el atractivo del producto.

Y para lograr un efecto óptico que destaque sobre todo lo demás no hay mejor procedimiento que los contrastes de colores y formas.

Los aromas embriagadores sirven de apoyo a todo ese despliegue publicitario. La producción de aromas tiene gran implantación en las especies nocturnas, ya que las señales de color no les serían de gran utilidad.

Es indudable que una mancha de color sobre fondo neutro o un aroma atrayente son suficientes para despertar curiosidad y atraer también a enjambres de clientes.

Las flores tienen bien señalizado el acceso a la fuente de alimentación para que los insectos encuentren la entrada sin dificultad. Rayados, líneas de puntos, contraste del color externo con el interno, una disposición particular de los pelos o partes especiales son algunos de los medios de que se valen las flores para atraer a los insectos voladores y facilitarles el aterrizaje. Flores nocturnas como las de la matronal presentan muchas articulaciones para que, al atardecer o en la oscuridad de la noche, los huéspedes puedan localizar bien las cosas con sus palpos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s